Piedra Natural

  1. Te recomendamos colocar un sellador como toque final después de la instalación para prevenir filtraciones de humedad, así como otros tipos de líquidos que pueden generar manchas indeseadas.
  2. Para prolongar la vida y belleza de la piedra natural, utiliza jabón neutro o limpiadores especializados de uso diario para proteger la piedra natural.
  3. Barre frecuentemente con una escoba o cepillo la piedra natural para evitar que las partículas de tierra dañen el piso.

Pisos cerámicos y porcelánicos

  1. Es importante que utilices limpiadores formulados especialmente para este tipo de superficies, evitando químicos como ácidos, ingredientes alcalinos, abrasivos, amoníacos y cloro que puedan dañar profundamente tu piso.
  2. Para impedir que la suciedad se acumule entre las piezas de piso (boquilla), evita utilizar trapeadores de esponja para limpiar pisos cerámicos.
  3. Para prevenir que la boquilla de tus pisos se decolore o manche con el paso del tiempo, te recomendamos limpiarla diariamente y cepillarla cada 2 a 3 meses.

Grifería

  1. Para mantener el brillo de tus grifos y llaves de baño y cocina, usa únicamente un paño con vinagre de manzana.
  2. Para que conserven su belleza por más tiempo, seca las gotas de agua que hayan caído sobre ellas. Esto ayudará a evitar manchas.
  3. Evita utilizar esponjas ásperas o fibras, ya que pueden generar ralladuras superficiales dañando la estética de tus grifos y llaves.

Sanitarios

  1. Antes de la instalación de tu nuevo sanitario, te recomendamos purgar la tubería de agua para el buen desempeño del mismo.
  2. Para una correcta instalación de tu sanitario sobre la base (brida), se debe colocar silicón.
  3. Evitar usar ácido para limpiar el interior y el exterior de tu sanitario, ya que este químico provoca pequeños poros que terminan por quitar brillo a la cerámica y pueden permitir la penetración de bacterias.